sábado, 9 de abril de 2016

La Eyaculación Precoz, ¿Es una enfermedad?

Somos muchos los que, tras descubrir que hemos sido tocados por la varita de la Eyaculación Precoz nos preguntamos una y otra vez si es posible que estemos enfermos (con lo que implica el significado pleno de la palabra “enfermedad”). ¿Será algo psicológico lo que me ocurre o por el contrario sufrimos algún problema físico? Son muchas las preguntas que nos vienen a la mente y que con el tiempo descubres que tiene respuestas sencillas.

A pesar de la dificultad que puede suponer explicar qué con claridad qué significa ser Eyaculador Precoz sí es cierto que podemos responder con rotundidad y sencillez a esta cuestión que tanto nos preocupa. ¿Es la Eyaculación Precoz una enfermedad? 

Rotundamente NO.

La Eyaculación Precoz no es una enfermedad sino un trastorno o disfunción sexual que afecta al proceso eyaculatorio y por tanto a nuestra sexualidad individual y en pareja (es en este segundo ámbito y por razones obvias el que más suele preocuparnos a aquellos que sufrimos de precocidad eyaculatoria).

Si tratamos de buscar información sobre este trastorno podremos observar que la mayoría de los especialistas coinciden en que las causas están más relacionadas con la psicología (aspectos psicogénicos) que con aquellas puramente orgánicas (físicas). 

Por tanto, cuando desafortunadamente pasamos a ser hombres disfuncionales deberíamos ser conscientes de que el camino a una posible solución (si fuese posible) está en buscar y tratar hándicaps mentales más relacionados con aspectos de nuestra psique que con problemas físicos localizados en puntos concretos de nuestra anatomía.

Es por tanto, es inevitable que el Eyaculador Precoz se haga a sí mismo todo tipo de preguntas cuando descubre que algo en su proceso eyaculatorio no está dentro de la normalidad o al menos dentro de su control. Pero es fundamental ser consciente de que no estamos enfermos. Nuestra disfuncionalidad nada tiene que ver con lo que se entiende por enfermedad aunque lo primero que uno pueda llegar a pensar sea eso.

Yo mismo debo confesar que siempre pensé que mi mal escondía su principal origen en algún aspecto físico de mi organismo. No sólo lo pensé, sino que llegué a desearlo puesto que de alguna manera siempre soñé con la remota posibilidad de que existiera una intervención quirúrgica o tratamiento que pudiera solucionarlo por completo. Pero está claro que no es así.

Conocerse a uno mismo y tratar de buscar la mejor manera de ayudarnos es una de las mejores maneras de buscar una solución a nuestro mal o al menos tratar de paliar sus efectos negativos dentro de nuestras relaciones de pareja. Al menos a mí me sirvió de mucho descubrir que a pesar de todo NO ESTOY ENFERMO sino que soy un chico DISFUNCIONAL. 

martes, 22 de marzo de 2016

El proceso eyaculatorio II: "Las fases de la eyaculación"


    Como ya expresé en el post anterior, para un Eyaculador Precoz se hace indispensable conocer a fondo cuáles son las fases que intervienen en el proceso eyaculatorio. Hacerlo nos podrá ayudar a detectar aquel momento en los que aún estamos a tiempo de poder “parar” el ritmo que nos llevará inevitablemente a una eyaculación incontrolada y desastrosa.    

          Los expertos revelan que son varias las fases por las que los hombres pasamos desde que comenzamos nuestros jugueteos amorosos con besitos y arrumacos hasta que la concluimos con la más que conocida “eyaculación”.

            La primera sería la fase de “Excitación”. Es el principio de toda relación sexual. Sentimos la necesidad de tener relaciones y a través de besos y manoseos varios nuestro cuerpo entra progresivamente en un período de agitación y nerviosismo que afecta a nuestra respiración. Es aquí donde se van produciendo aquellos cambios morfo-funcionales que tiene que ver con la erección del pene, el ritmo cardíaco, respiración, etc.

        La segunda fase es la denominada “Meseta”. En este período es donde se producen esas pequeñas (o no tan pequeñas dependiendo del nivel de excitación de cada individuo) secreciones desde la glándula de Cowper. Es donde comenzamos a notar que nuestro pene se humedece y segrega un líquido viscoso y transparente conocido como “fluido preseminal” o “preeyaculatorio”. Su función no es otra que la de ser un lubricante natural con el objetivo de facilitar la salida exitosa de semen en la eyaculación a través de la uretra.

           Me detengo en esta fase pues, para un Eyaculador Precoz aquí comienza su principal dificultad. Si para cualquier chico esta fase puede durar bastante, para nosotros este periodo pasa volando. Podría decirse que, pasamos de la primera fase a la tercera directamente sin apenas detenernos. Se puede afirmar que, el grado de excitación de un Eyaculador Precoz en esta fase es ya tan intensa que enseguida pasa a la última fase a una velocidad asombrosa.

            ¡Aquí aún es posible parar!

No sólo es posible sino que debemos hacerlo si no queremos entrar en un “no retorno” en el que ya sería imposible dar marcha atrás. Estas pausas pueden presentarse como un problema en nuestras parejas sexuales pues lógicamente les interrumpe y afecta a su grado de excitación, pero un Eyaculador Precoz debe, es este momento, redirigir la actividad sexual (hacia otros puntos erógenos) de manera que pueda seguir disfrutando de la actividad sexual sin que eso signifique verse abocado a un inminente final que no satisfaría a ninguno de los dos. ¡Sería un cambio de tercio disimulado!

            Y por último llegaría la tercera y última fase denominada “Eyaculatoria”. Aquí sí que no hay nada que hacer ni para unos ni para otros. Seas o no Eyaculador Precoz si entras en la tercera fase ya no puedes dar marcha atrás. Se trata del momento justo en el que se produce la expulsión del esperma por la uretra. Aquí entra en juego el conocido “punto de inevitabilidad eyaculatoria” y es que por más que lo desees es imposible frenar la eyaculación si ya estás dentro de esta fase.

            Parece una tontería pero a mí me ayuda saber dónde me encuentro en cada momento de mi actividad sexual. Evidentemente es tu nivel de excitación el que va a determinar si puedes o no controlar tu eyaculación pero es fundamental saber cuándo aún estas a tiempo de hacer algo y cuando no, si es que quieres, al menos, intentarlo. 

        No perdemos nada por tratar de aprender cada día un poco más sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo. Esto nos ayudará sin duda a mejorar progresivamente y a hacer todo lo que esté en nuestra mano para solucionar lo que tanto nos preocupa. ¿Y tú? ¿Conocías estas fases? ¿Crees que puede ayudarte a mejorar en algo? ¿Qué piensas al respecto?

sábado, 12 de marzo de 2016

El proceso eyaculatorio I: "Orgasmo y Eyaculación"

     De sobra todos sabemos qué es la eyaculación pero, ¿conocemos su proceso? Aunque hacerlo no signifique una solución definitiva, si puede ayudar a muchos Eyaculadores Precoces a encontrar ese “punto exacto” de excitación donde aún estamos a tiempo de poder controlar el reflejo eyaculatorio. ¿Es lo mismo “eyacular” que “tener un orgasmo”? ¿Se puede eyacular y no sentir un orgasmo? ¿Qué técnicas contra la Eyaculación Precoz suelen impedir que sintamos un orgasmo?


            
         Desde que soy consciente de mi precocidad eyaculatoria he sentido más necesidad e interés por conocer los intríngulis que encierra el proceso eyaculatorio, quizá buscando un análisis que me llevara a “controlar”, aunque fuera mínimamente, mi reflejo eyaculatorio. 

        Mi manía persecutoria por tratar de encontrar una solución definitiva a "mi mal" me ha llevado a interesarme por aspectos sexuales en los que jamás habría reparado y a tratar así de buscar respuestas a cuestiones que desconocía por completo.

            He aquí, algunas reflexiones sobre de ellas…

            ¿Es igual “tener un orgasmo” que “eyacular”? Rotundamente No. Aunque en el caso de la eyaculación masculina van muy de la mano.

Expresado de una manera sencilla, se entiende que experimentamos un orgasmo cuando sentimos un momento álgido de placer en la actividad sexual debido a la sobre-excitación y a la ansiedad que nos produce. Es el clímax. Una sensación de euforia generalizada que, a menudo, viene acompañado de movimientos corporales involuntarios y  los conocidos “gemidos”. Los chicos, solemos experimentar un orgasmo justamente cuando eyaculamos, pero no necesariamente debe de ser así.

Eyacular, es algo distinto. Es la expulsión de semen por la uretra. Es el culmen de la actividad sexual.

            Pero ¿Podemos eyacular sin sentir un orgasmo? Así es. Y los Eyaculadores Precoces lo hemos experimentado con seguridad en alguna ocasión. Fue curioso para mí descubrir que, aunque no siempre seamos consciente de ello, muchos Eyaculadores Precoces, a menudo, llegamos a eyacular sin sentir necesariamente un orgasmo. ¿Cuándo suele ocurrir esto? Cuando usamos, por ejemplo, la archiconocida técnica de “pensar en otra cosa”. Esta técnica, te aconseja engañar a tu cerebro, es decir, te sugiere “evadirte mentalmente”, a través de pensamientos que te hagan bajar tu nivel de excitación sexual, como pueden ser; pensar en el trabajo, en alguna experiencia negativa, en un partido de fútbol, etc., para evitar la sobre-excitación y disminuir la ansiedad sexual evitando, por tanto, que eyacules precozmente.

            Está claro que no es lo suyo, pero supone un buen ejemplo para comprender como muchos chicos que sufrimos este trastorno solemos “sacrificar” nuestros orgasmos por ganar unos segundos más de placer antes de eyacular. Es un peaje que “solemos” pagar y que no siempre cumple su objetivo. ¡Una verdadera lástima!

            Lo ideal es poder sentir varios orgasmos antes de eyacular finalmente pero el Eyaculador Precoz tiene esta tarea algo complicada si no es capaz de conocer en qué momento del proceso eyaculatorio se encuentra. Por ello, es fundamental conocerlo tratando así de identificar las fases por las que pasa para tener un mejor control de cuáles son los momentos en los que aún se está a tiempo de “hacer algo…

Si te apetece saber más sobre el proceso eyaculatorio, no dejes de pasarte por este sitio web… 

sábado, 20 de febrero de 2016

¿Conocías el papel que juega el nivel de Serotonina en tu Eyaculación Precoz?

¿Habéis escuchado hablar de la “Serotonina” alguna vez? Yo hasta hace unos años no.  Sin embargo, esta hormona inhibidora que actúa como neurotransmisora del Sistema Nervioso Central (SNC) está más relacionada de lo que yo jamás hubiera imaginado con mi precocidad eyaculatoria. 

Según diversos estudios, una de las causas de nuestro mal puede ser la presencia de un bajo índice de Serotonina en nuestro cerebro

¿Y qué significa esto? Muy sencillo. Que si bien esta hormona es la encargada de controlar aspectos tan fundamentales como pueden ser el deseo sexual, el apetito o el estado de ánimo, podría decirse que un Eyaculador Precoz no cuenta con los niveles suficientes como para que esta hormona pueda realizar bien su trabajo.

Podría decirse que, los que sufrimos de Eyaculación Precoz no contamos con la ayuda de la Serotonina para poder encontrar un grado de inhibición suficiente que haga que no nos excitemos tan rápido y por consiguiente eyaculemos antes de lo deseado.

Quizá me explique mejor a través del siguiente ejemplo. Cuando estamos nerviosos y nuestro nivel de serotonina está dentro del rango considerado “normal” esta hormona nos ayuda a calmarnos. Sin embargo, si nuestro nivel es bajo, encontrar la calma será algo más complicado. Lo mismo ocurre con la precocidad eyaculatoria. El Eyaculador Precoz con un bajo nivel de serotonina y un alto nivel de excitación encuentra mucha más dificultad para disminuir su nivel de ansiedad por lo que está condenado a eyacular con más rapidez.

¿Y cómo podemos aumentar el nivel de serotonina en nuestro cerebro? A través de algo tan sencillo como es “la ingesta de determinados alimentos”. Ya que la serotonina se regenera a partir de aminoácidos esenciales que únicamente pueden ser asimilados a través de la alimentación.

Pero no te confundas. La serotonina no está presente en ningún alimento. No. Aunque si es cierto que, muchos de ellos son ricos en “triptófanos” que son unos nutrientes precursores indispensables en la fabricación de la serotonina, con lo cual ingerirlos podría traernos beneficios a largo plazo en nuestra vida sexual.

Ahora te estarás preguntado cuáles son esos alimentos que favorecen la regeneración de nuestra serotonina. Te cuento. Al parecer, entre ellos se encuentran algunos tan habituales en nuestra dieta cotidiana como son las almendras, los productos lácteos, los huevos, el pescado, plátanos y los cereales.., y en otros menos usuales como son el tofu, las pipas de calabaza, frijoles, chocolate negro, semillas de sésamo, etc.

A final, va a ser cierta esa frase de… “Somos lo que comemos”. Por si las moscas, yo ya estoy tratando de enriquecer mi dieta con algunos de estos manjares que, ¿quién sabe? quizá me puedan ayudar a mejorar en algún aspecto de esto que tanto me preocupa.

Pero ¿Y tú? ¿Qué opinas al respecto? ¿Conocías el papel que juega esta hormona en la Eyaculación Precoz? 

jueves, 4 de febrero de 2016

¿Supuso la "circuncisión" una solución definitiva a tu Eyaculación Precoz?

   Somos muchos los que llegamos a pensar que la circuncisión puede ser una posible solución a nuestra precocidad eyaculatoria pero... ¿Es cierto esto o sólo es una leyenda urbana? ¿Habrá alguien que haya solucionada su Eyaculación Precoz sometiéndose a esta cirugía?

No son pocos los chicos (e incluso alguna chica) que han llegado hasta el blog preguntándose sobre si la cirugía de la circuncisión podría suponer el fin definitivo a este problema. Lo cierto es que, algunos de ellos, cuentan que han podido "aliviar" o "mejorar" su control eyaculatorio sometiéndose a esta intervención quirúrgica. Y no es tan extraño ya que, en ocasiones, se aconseja la circuncisión para conseguir que baje la sensibilidad en la zona del grande y se pueda así retardar la eyaculación.

Esta intervención se realiza cuando existe fimosis: casos en los que la piel del prepucio no puede bajar y dejar el glande al descubierto por lo que, en ocasiones puede causar dificultades al orinar ya que la humedad puede provocar infecciones repetidas además de suponer un hándicap a la hora de mantener relaciones sexuales al no poder retraerse bien la piel del prepucio que recubre el glande (dolor, presión, heridas, sangrado, etc.)

Yo era uno de ellos. No fue hasta estar bien "crecidito" cuando decidí visitar al doctor para consultarle sobre si creía o no conveniente que me practicaran una intervención de este calibre pues sospechaba (por la fisonomía de mi pene) que padecía fimosis.

Y así fue. A pesar de mi corta edad, en aquel momento ya era consciente de mis dificultades para controlar la eyaculación y quise ver en esta intervención una solución a mi problema. Sí, me hice ilusiones. Ya había leído que en algunos casos había conseguido mejorar el control eyaculatorio y mis deseos de convertirme en una persona “normal” hicieron que me convenciera en que todo iba a salir genial. Un antes y un después...

Evidentemente no fue así, y tras un tiempo de convalecencia pude comprobar con angustia que, a pesar de haberme sometido a una circuncisión para solucionar mi fimosis en nada había cambiado mi tiempo de eyaculación. Aunque esta no es más que mi experiencia personal. No tiene que ser igual en todos los casos. Quizá a tí te fue diferente... ¿porqué no?

En mi caso, insisto, no supuso una solución al problema. Sí es cierto que me trajo muchos beneficios evidentes, más relacionados con evitar posibles infecciones y una mejor higiene genital que con solucionar mi control eyaculatorio. ¡Menos es nada!

Seguro que muchos chicos ahora mismo están pensando en intervenirse o acaban de hacerlo y necesitan respuestas a sus interrogantes. ¿Y tú? ¿Mejoraste en algún aspecto después de haber sido circuncidado? Si aún no te has intervenido, ¿Qué expectativas tienes sobre esta intervención? Compártelo si te apetece a través de tus comentarios. 

domingo, 31 de enero de 2016

¿Cuándo descubriste que eras Eyaculador Precoz?

Sé que no sabías que se llamaba así, sé que no conocías que era un problema sexual tal como lo conoces hoy, pero... siempre hay un momento en el que comienzas a sospechar que algo no va bien... ¡Ese momento justo es al que me refiero!

Ahí va el mio...

Ha llovido mucho desde aquel momento en que, por primera vez, fui consciente de que algo raro me ocurría. Tendría unos doce o trece años cuando la inquietud por conocer mi cuerpo y experimentar con él me mostró la cruda realidad de lo que me sucedía y de lo que tardaría mucho comprender.

En primer lugar descubrí, por razones obvias, el lado más placentero de mi sexualidad, que no era otro que el deleite que me proporcionaba jugar inocentemente con mis genitales y experimentar con las sensaciones que mi cuerpo me ofrecía. Todo un mundo de sensaciones por descubrir ajenas a expectativas sociales, prejuicios, estereotipos y alejadas del “tempo” y todo lo que, más tarde, vendría asociado a él en lo que respecta a mi vida sexual. ¡Qué tiempos aquellos!

Recuerdo que los niños de mi barrio, con los que no tardé en inmiscuirme, hacían escapadas a un cañaveral cercano donde, de forma inocente y clandestina mirábamos revistas pornográficas que algún "pillo" robaba o se encontraba vete tú a saber donde... Y juntos, nos masturbábamos tratando de descubrir y experimentar con aquellas sensaciones que nuestro cuerpo nos ofrecía y que, en el fondo todos sabíamos que estaba "prohibido", lo cuál lo hacía aún más atractivo. Todos sabéis de lo que hablo.

Fue justamente en ese momento cuando comencé a sentir que algo en mí no iba bien. No fue complicado darse cuenta de que yo, independientemente de mi deseo, era el primero que eyaculaba. Recuerdo con angustia tener que esperar avergonzado a que todos terminaran de “jugar” mientras yo me preguntaba porqué los demás tardaban tanto. Era muy raro... Me inquietaba. Me sentía confuso y no comprendía nada. 

En la actualidad. recordarlo me resulta gracioso. Hoy comprendo que no estábamos más que experimentando inocentemente con nuestra sexualidad. Era un acto voluntario e instintivo. Pero son estos "jugueteos" de niñez los que me hacen pensar en que, por primera vez, en ese mismo momento pude ser consciente de que tenía un problema sexual. 

Evidentemente, debido a mi edad, no conocía la naturaleza ni la importancia del problema, pero yo ya deduje que el tiempo que yo invertía en llegar a eyacular nada tenía que ver con el que invertían el resto de chicos y por ende, con aquel que se esperaba de mí. Me sentía mal puesto que sólo me ocurría a mí. Con el tiempo supe que yo era ese "uno" que de cada "cuatro" no controla su eyaculación. 

Es difícil encontrar el momento justo en el que uno conoce que sufre un problema de este tipo. Muchos chicos no son conocedores de ello hasta que comienzan a tener sus primeras relaciones sexuales pero es cierto que, en todos los casos hay un denominador común: observas que tardas mucho menos en eyacular que el resto de chicos... y entonces comienza tu andadura por lo que significa ser Eyaculador Precoz. 

¿Y tú? ¿Recuerdas el momento en el que comenzaste a sentir que algo en ti no iba del todo bien?  Te invito a reflexionar y a bucear en tu pasado para buscar ese instante y si lo encuentras y te apetece lo compartas con nosotros a través de un comentario o usando el mail del blog.  

jueves, 14 de enero de 2016

Diferencia de ritmos...


      Al igual que ocurre con la música, el ritmo está muy relacionado con la precocidad eyaculatoria. Nuestra piel lleva impregnada un ritmo, un tempo, que nada tiene que ver con el de nuestra pareja sexual. Esta afirmación es una obviedad y cualquiera de nosotros podremos haberlo experimentado tantas veces como hayamos mantenido relaciones sexuales (me refiero a todos los que sufrimos EP pero también a aquellas personas que leen este sitio como parejas sexuales).
 A menudo, cuando tengo relaciones sexuales me auto-analizo. Lo sé. Esta actividad no debería estar presente en un acto tan “instintivo y salvaje” como es un acto sexual pero al menos en mi caso es casi inevitable. Como decía, analizo cada instante, cada segundo para tratar de averiguar dónde me encuentro dentro del acto y a la vez, para poder conocerme mucho más (sexualmente hablando). Trato, de esta forma, de anticiparme, de controlar en cada momento el lugar en el que estoy dentro de lo que podría ser una barra de progreso mental en la que conocer cuánto tiempo me puede faltar para llegar al final. Para que lo podáis entender, podría decirse que, a menudo, mi actividad sexual la podría imaginar como una barra de progreso, parecida a esas que aparecen en los ordenadores personales cuando estamos pasando archivos de una carpeta a otra. Me consta que esto sucede también en muchos otros chicos que sufren la EP (no tiene porqué ser en todos) “faltan 30 segundos…”
Como mencioné anteriormente, una acto sexual no debería llevar parejo un análisis tal puesto que le resta libertad y la convierte en una actividad más psicológica que física pero aun así, como ya mencioné, no puedo evitar hacerlo. En una de las últimas veces en la que mantuve relaciones sexuales con mi pareja (a la que nunca tendré forma de agradecer todo lo que sacrifica por mí) mi atención estuvo muy centrada en esta diferencia de ritmos. En un principio, pensé que la presencia de esta “diferencia” era más evidente para nosotros que para nuestras parejas. Más tarde, mi continua necesidad reflexiva me ha llevado a la conclusión de que esta afirmación no es del todo cierta. Para nosotros, la diferencia de ritmo es evidente puesto que cuando vamos por los preliminares ya nuestro corazón bombea a un nivel casi eyaculatorio (y nuestro nivel de excitación evidentemente va en armonía y sinfonía con este momento concreto de la actividad sexual). Por el contrario, para nuestras parejas es justo al revés y por tanto la percepción es la misma. Es por nuestro nivel de estrés y preocupación el que nos lleva (o al menos a mí me ocurre) a pensar que únicamente nosotros percibimos de manera notable esta diferencia de ritmos.

Pido perdón si no he sido capaz de hacerme entender pero a menudo me resulta difícil describir este tipo de sentimientos más relacionados con constructos psicológicos que con sentimientos puramente físicos. Continuaré por tanto auto-analizándome y tratando de aprender cada día un poco más sobre todo lo que significa ser EYACULADOR PRECOZ, que no es poco…

sábado, 19 de diciembre de 2015

Seguimos compartiendo experiencias...

    Os dejo de nuevo algunas de las últimas experiencias que han llegado al correo del blog. Este chico nos cuenta su particular visión de la EP y nos ofrece algunos detalles de como lleva él este "problemilla". Como siempre gracias por compartir vuestra experiencia en este lugar de encuentro. Un saludo y espero sigas por aquí.

Hola a Todos!
      También yo dí con este blog por pura casualidad. Estaba yo buscando información relacionada con los genitales y tal vez comenzó a salir información relacionada con el sexo y encontré este blog. Creí que habría cientos de mensajes, pero ya veo que no y tal vez es mejor así porque cuando hay miles de mensajes sobre algún problema, casi es seguro que no se va a encontrar la solución y puede uno causarse algún problema al probar información que no proviene de médicos.
      Yo también he tenido eyaculación precoz toda mi vida, y después de leer algunos mensajes que me parecieron muy útiles e interesantes, quise compartirles un poco de mi experiencia con este problemilla que no es nada comparado con los verdaderos problemas de la vida.
    En mi caso, parece que mi carácter me impide relacionarme con las mujeres de esa forma como ustedes se relacionan o quisieran relacionarse: tener la novia, esposa o amante soñada para tener unas buenas sesiones de sexo que les den mucho placer a ellas.
     Creo que afortunadamente para mí, mi carácter y mi eyaculación precoz me ayudaron a no caer en las redes de los sentimientos y el sexo, las cuales muchas veces traen una enorme cantidad de problemas debido a que las personas tienen hijos muy pronto y luego se encuentran  conque no saben ser padres o no tienen ni siquiera la módica cantidad para poder darle una modesta educación a los hijos. También entre los problemas que tienen los atletas sexuales y/o sentimentales es el divorcio debido a la incompatibilidad de caracteres o porque  al hombre o mujer ya le cansó su atleta sexual y/o sentimental y se buscan otra pareja. Con esto quiero decir que si ustedes no fueran eyaculadores precoces podrían tener mayores problemas relacionados con el sexo y los sentimientos. Inclusive si fueran "buenos" en la cama, seguramente muchos de ustedes serían infieles a sus noviecitas o esposas y estas infidelidades podrían acarrearles problemas y hasta poner en riesgo sus vidas debido a alguna infidelidad descubierta por algún cornudo.
     Al tener mis primeras relaciones sexuales con parejas ocasionales, me dí cuenta de mi problemilla, y para nada me sentí desdichado ni nada por el estilo. Al contrario, me sirvió para observar las reacciones de las mujeres,  de las que se cuenta (claro que no es cierto) que  son más románticas y que las "cochinadas" del sexo las dejan en segundo término. 
Y como nunca he tenido novia, mi problemilla prácticamente no me afectó. Casualmente en forma paralela comencé a animarme a contratar prostitutas y me sentí más cómodo porque así no estaba yo obligado a "cumplir" con algo que a lo mejor es imposible de cumplir o la mayoría  de las veces no se puede cumplir y cada uno de los integrantes de la pareja se la pasan toda la vida (o lo que dure su relación), mintiéndose mutuamente acerca de que "lo haces delicioso", "me gustó mucho", etc, pero pasan algunos meses o años, se acaba la novedad y se mandan unilateral o mutuamente al demonio.
     Claro que mi eyaculación precoz llegó para quedarse y aún con prostitutas seguí siendo un buen eyaculador precoz. No más de 5 minutos en la penetración y después venía el goce. Y al principio tontamente también me venían ciertos sentimientos de culpa por no poder "satisfacer" a las prostitutas ja ja ja! si lo que la mayoría de ellas buscan es el dinero y que termine uno pronto (no todas).
Y últimamente he descubierto algo que a lo mejor es la causa de que en toda mi vida no me haya podido relacionar sentimentalmente con una chica:  Me gusta mucho disfrutar tocando el cuerpo de las chicas, me gusta mucho hacerles cariños y hacerles sexo oral; pero no me gusta nada más una chica. Me gustan todas las chicas hermosas y no veo para qué meterme en problemas con una sola, si puedo disfrutar muchos cuerpos (de prostitutas).
      El asunto de la prostitución no es malo, mientras la chica lo haga por su voluntad y además se cuide para no andar contagiando.
Tal vez hasta aquí muchos de ustedes se estarán preguntando ¿y a mí qué me importa todo eso si no me ayuda en mi eyaculación precoz?  
Y pues es cierto, muy seguramente lo que les comento no les ayude en su eyaculación precoz, pero sí les puede dar una enorme ayuda al hacerles ver que no es cierto que el sexo es muy importante y que no deben sentirse tan abatidos si no le pueden cumplir a su supuesto amorcito porque hay una enorme cantidad de divorcios debido a incompatibilidad de caracteres, aunque los integrantes de la pareja sean unos atletas sexuales.
      Supuestamente lo más importante en una relación de pareja debe de ser el amor. Y si un hombre o una mujer no se sienten satisfechos porque  su pareja no les puede dar la satisfacción sexual que desean, entonces la relación no está basada en el amor. No es malo querer tener mucho sexo (en cantidades "sanas"), pero entonces la relación ya no está basada en el amor. Hay una enorme cantidad de personas supuestamente "sanas" que no son frígidas o que no tienen eyaculación precoz, y no están satisfechos sexual y/o emocionalmente, así que no es cierto  que sea un gran problema ser un eyaculador precoz.
     Es curioso que no haya muchos mensajes, ya que muchos hombres (tal vez la mayoría) tienen problemas de eyaculación precoz, de erección, o la tienen chiquita. Así que no se sientan en desventaja, porque tenemos muchísimos camaradas con ese problemilla. Y si lo viéramos desde el punto de vista de la democracia, hasta parecería ser "sano" y "normal" ser eyaculador precoz porque la mayoría lo tiene, o no se le para o la tiene chiquita ja ja ja!
     Bueno, espero haberles hecho reír y darles ánimos. Podrían estar verdaderamente enfermos. Podrían tener cáncer, SIDA, estar ciegos, tener esclerosis múltiple, sordos, mudos, cojos, etc.  Si se vienen rápido o no se les para, o la tienen chiquita, no pasa nada, o no debería de pasar nada. El pene nos lo dió la naturaleza
 principalmente para miar (orinar). La naturaleza no nos lo dio para andar haciendo proezas sexuales, para andar satisfaciendo
sexualmente a las mujeres o para andar de vanidosos presumiendo con cuántas mujeres nos hemos ído a la cama.
      Mientras tanto, voy a preguntarle a mi médico acerca del aparentemente maravilloso remedio que he encontrado aquí: la LIDOCAÍNA.
Definitivamente que no me voy a poner nada en el pene sin consultar a varios médicos. Creí que no había nada realmente barato que pudiera funcionar y parece que sí. Así que tal vez (tal vez) le pregunte a mi médico y la use pero ya con fines de diversión, igual
 que a lo mejor algún día le pregunte a mis médicos si puedo usar Viagra con fines de diversión y andar con un pitote bien grandote durante algunas horas. Seguramente sería divertido, ya que afortunadamente no me afectan esas cosas. Cabe aclarar que tampoco tengo buenas erecciones, pero el asunto no me preocupa ya que me enfoco más al aspecto visual y táctil que al aspecto de sentir o ver que la otra persona siente algo en la relación genital.

     Gracias por sus aparentemente muy útiles consejos y espero que mis consejos también les ayuden y lo intenten así como yo tal vez (tal vez) intente por diversión lo que ustedes han intentado.

martes, 1 de septiembre de 2015

Con esto se puede... YES, WE CAN!

     Hace mucho que no reflexiono en un post. Últimamente me he dedicado más a publicar aquellas experiencias que me van llegando al mail del blog y he dejado un poco de lado esa "terapia a modo de posts" que tanto me ha ayudado en este largo camino de la Eyaculación Precoz. Hoy me gustaría lanzar un mensaje de optimismo. Un mensaje de esos que te dejan hueco por dentro porque ocupan mucho en tu interior y tienes que dejarlo salir para poder respirar... Tomar aire. No todo en la vida es lamentarse, frustrarse o detenerse... hay veces en los que uno siente que avanza, que camina hacia lo que tanto persigue aunque el ritmo sea lento y cueste mucho esfuerzo dar cada paso. No hay que olvidar que "caminar" implica movimiento, por lento que sea. 
     Cuando comencé a escribir este blog sentía que tenía un largo recorrido delante de mí por andar, tan largo que, nunca logré ver el final. Lloré, me frustré... me caí, me levanté, volvía a caer... entendí que no iba a ser fácil progresar y muchas fueron las ocasiones en las que quise parar. Dejarlo todo. Detenerme. Más tarde, conocí a una persona que lejos de abandonarme, cuando supo que yo era EP, optó por cogerme de mi mano y empujarme. Enseguida comprendí que, como dice una canción de Rosana Arbelo, a "imposible" le sobran dos letras. Siempre fui sincero. Jamás oculté lo que me pasaba pues entiendo que es una estupidez envolver una pelota... No tiene sentido. Pero rápidamente entendí que la sinceridad me ayudaría a poder afrontar mi EP de alguna manera.
     Hoy, después de 7 años... continúo avanzando y recorriendo el camino cogido de la mano. Acompañado para no desfallecer en mi largo recorrido. Jamás imaginé que, siete años después de escribir el primer post de este blog continuaría mejorando cada día en esto de la EP. Siempre seré Eyaculador Precoz. Eso es cierto, pero con la ayuda de mi pareja he logrado llevar unas relaciones sexuales algo más normalizadas de lo que habría soñado hace muchos años. Unas veces salen genial, otras son un desastre pero... ya no tengo que disculparme por algo que no está bajo mi control. Debo seguir esforzándome cada día por controla mi eyaculación. Mis relaciones sexuales están y estarán siempre sujetas a mi control eyaculatorio pero lo que sí es cierto es que gracias al apoyo, a la ayuda, comprensión y generosidad de mi pareja ya no tengo que decir LO SIENTO porque los dos somos conscientes de lo que somos y de lo que hemos aceptado ser. 
     Por tanto, me gustaría lanzar un mensaje de ánimo a todos aquellos chicos y chicas que de alguna manera están sufriendo los efectos de la Eyaculación Precoz. A los que acaban de empezar y a los que ya están andando. A todos. Lo más importante de todo es aceptar lo que somos y lo que jamás seremos. Ser conscientes de la importancia de la sinceridad en nuestras relaciones sexuales y personales y sobre todo tener complicidad con nuestras parejas. No ser egoístas. No olvidar que una pareja está compuesta de dos y que los dos son igual de importantes en nuestras relaciones. 
      No quiero engañar a nadie. Esto no significa que haya encontrado la solución a mi problema. Ojalá fuera así, pero no. Unicamente he logrado encontrar a una persona que me ha aportado seguridad, que me ha alejado de los miedos y que me ha hecho disfrutar de nuestros encuentros como jamás imagine que lo haría. He logrado alcanzar una plenitud nueva en mi relación de pareja y todo ello me ha ayudado a sentir que me encuentro en un momento bonito de mi vida que me hace no pensar tanto en este blog y en lo que ellos significa. 
     Por tanto, quiero lanzar un mensaje de ánimo para todos aquellos bloggeros que llegan hasta aquí buscando una solución que no existe o una cura para algo que, según mi experiencia, está más relacionado con la mente que con el cuerpo. Es por eso que he titulado el post como "Yes, we can" dándole así un toque de humor. Con esto no sé si se puede vivir, pero de lo que sí estoy seguro es de que "se debe" vivir y si es de la mano de alguien mucho mejor

viernes, 10 de abril de 2015

                              
        Querido/as usuarios del este sitio web, me complace comunicaros que hemos llegado al ¡POST NÚMERO 100! Quizá para muchos pueda carecer de importancia o parecer un número bajo pero para mí es todo un acontecimiento y motivo de orgullo.
    Hace ya 6 años que comencé esta aventura de escribir a "modo de terapia" sobre aquello que me ocurría y os puedo asegurar que nunca pensé que se prolongaría tanto en el tiempo. Sé que puedo llegar a repetirme y espero que no me lo tengáis en cuenta, pero me gustaría de nuevo dar las GRACIAS a todos aquellos chicos y chicas que pasáis cada día por este lugar de encuentro. Algunos simplemente leen, otros participan compartiendo su parcela de intimidad con los demás y otros, como yo, tratan de hacer de “administrador” de la mejor manera que sabe…
     No siempre he poseído la misma energía para trabajar en el blog a lo largo de estos años (y eso es evidente observando simplemente el número de post que he publicado en cada uno de ellos) pero han sido muchas las causas que me han llevado a no estar 100% en todo momento.
    Al comienzo de la aventura únicamente escribía yo (aspecto este no muy positivoJ) Trataba de reflexionar y escribir modestamente sobre todo aquello que conocía (que no es mucho) y que iba descubriendo a medida que iba investigando sobre EP para compartirlo más tarde con otras personas que también estaban interesadas en el tema y que conseguían llegar hasta aquí de alguna manera. Más tarde, gracias a vuestra participación anónima he podido intercalar mis reflexiones con aquellas experiencias que me mandáis cada día al mail del blog y que configuran en gran medida aún más el objetivo de este blog. Gracias a estas experiencias y a esta dirección mail he podido compartir y conocer a mucha gente que de alguna manera u otra han querido compartir conmigo una parcela importante de su intimidad. También les doy a ellos las gracias por formar parte de este centenario.
 
    Nunca he pretendido sentar cátedra. Es más, a todo aquel o aquella que recurre al mail del blog para realizarme preguntas sobre la EP siempre trato de advertir que soy uno más. Mi conocimiento se basa en mi propia experiencia y en aquello que he aprendido a través de lo que he podido leer sobre la EP y sobre todo gracias a aquellos aspectos que me contáis sobre vuestras propias experiencias. Aprendo cada día gracias a vosotros y eso os puedo asegurar no tiene precio.  
    Hoy celebro con todos vosotros el post número 100 deseando que permanezcamos por aquí durante mucho tiempo, eso sí, aunque únicamente sea para publicar lo bien que nos va con lo nuestro… MUCHAS GRACIAS A TODOS/AS.
LÚNATICO